La hora de la reflexión sobre tu negocio

La importancia de crear el hábito

tree_sunset
Una idea de negocio no es nada.

Lo importante es la ejecución.

Pero la ejecución no tiene por qué ser perfecta. Al contrario.

Es más importante que sea viable y no perfecta.

Y para que sea viable, debes tener clientes dispuestos a pagarte por los productos y servicios resultantes de esta idea.
Quien hace viable tu empresa no es quien te la financia.

Son tus clientes.

Debes tener suficientes clientes que te paguen por tu idea. No sólo hoy, sino de manera permanente.

Si no, tu negocio no será sostenible durante mucho tiempo…

Seguro que muchas veces has pensado que no podías imaginar que las cosas en tu empresa iban a ir tal como han ido. Tal vez alguna sí, la verdad es que muchas de las cosas que pasan habrían sido imposibles de predecir. Pero muchas de ellas se han ido repitiendo más o menos cíclicamente a lo largo de los años, prácticamente sin percibirlas en el día a día.

Por eso te propongo que dediques tiempo a parar y reflexionar sobre la marcha de la empresa. Explicar(te) lo que ha pasado es una de las actividades periódicas que deberías acostumbrarte a hacer en relación a tu negocio. Periódicamente.
Te recomiendo que lo hagas.
Es curioso cuando vas dándote cuenta de que a medida que pasa el tiempo las explicaciones que nos damos sobre los mismos hechos las vamos transformando.
A veces porque han pasado cosas nuevas que hacen que existan nuevas explicaciones para lo que ya había sucedido.
Otras veces porque lo vemos de otro modo, y la razón del pasado ya no nos sirve.
Yo lo hago cada mes, aunque no dedico mucho tiempo. Forma parte de la operativa y no me da mucha perspectiva.
Pero una vez al año reservo algo más de tiempo para hacerlo.
Me ha ayudado a seguir mejorando en el negocio y en el desarrollo profesional y personal.
La verdad es que es una de las cosas que más me gusta, ver como cambiamos la mirada con el paso del tiempo. Pero no sólo porque pasa el tiempo, sino porque pasan cosas que nos hacen cambiar!!
Muchas veces recomiendo hacerlo y se me olvida que sólo te ayuda cuando ya lo has incorporado como hábito, porque ya has comprobado los beneficios que aporta.

Y los beneficios te ayudan a vencer la resistencia.

¿Cuáles son esos beneficios?
1) Poder identificar tus factores clave, 2) Mejorar los resultados del negocio, 3) Ser más efectivo y decidir mejor sobre tu tiempo, y 4) Tener claridad para poner el foco en lo que realmente importa.

Así que para poner más énfasis en mi recomendación, te voy a contar un secreto para que lo incorpores en la gestión de tu negocio y te ayude a avanzar con tu estrategia.
Son tres los pasos que debes seguir para incorporar el hábito de hacer una reflexión estratégica sobre tu negocio:
Paso 1. El primer paso es fijar el recordatorio que inicia el comportamiento. En mi caso, siempre lo hago en el mes de diciembre. Como puedo organizarme mi agenda con tiempo, reservo un par de días donde puede estar prácticamente de forma exclusiva en el despacho, sin llamadas ni visitas. Lo pongo en la agenda exactamente igual que pongo una reunión con un cliente.
Paso 2. El segundo paso es la acción que haces. Para mí el inicio de la acción empieza por revisar los resultados económicos del año. Pero no se trata tan sólo de una revisión de las cuentas. Se trata de que puedas hacerte preguntas fundamentales sobre la estrategia que sigues No pierdas de vista que esta acción tiene como objetivo poder tomar decisiones sobre la estrategia que vas a seguir de cara al futuro.
Paso 3. El tercer paso es la recompensa. La recompensa es el beneficio que obtienes al actuar y adelantarte a los acontecimientos. No vas a hacerlo sólo cuando haya un problema sino de forma recurrente.
Si la recompensa es positiva, y lo será cada vez que los resultados estén dentro de los límites de “seguridad” que hayas previsto, el ciclo convierte el feedback positivo en una rueda que le dice a tu cerebro “la próxima vez que se produzca el recordatorio, haz la misma cosa”.
Esta secuencia ha sido probada una y otra vez por investigadores en psicología del comportamiento. Cuando hayas seguido el ciclo las veces suficientes tu cerebro parará de pensar en ello.

Tu comportamiento habrá empezado a convertirse en un hábito.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>