Lo que debes saber sobre finanzas para gestionar tu negocio

Estar al frente de un negocio supone, entre otras cosas, que en mayor o menor medida vas a tener que hacer frente a necesidades de tesorería, y vas a tener que dedicar tiempo a buscar dinero para cubrirlas.

Así que hoy voy a intentar convencerte de que debes aprender algunas cosas sobre las finanzas de tu negocio con el objetivo de mejorar tus opciones en la búsqueda de financiación.
Las tres fuentes a través de las cuales podemos obtener dinero son tres: el propio negocio, los propietarios, o los financiadores.
Es posible que mientras el dinero que falta en la caja de la empresa no es una cantidad importante, podemos cubrirlo sin más con nuestros propios fondos. Pero si nuestro negocio va bien y queremos que siga creciendo, es muy probable que debamos prepararnos para conseguir fondos de terceros.
Y para conseguir fondos de terceros sí que necesitas algunas nociones de finanzas.
Empezamos por simplificar.

plant growing out of coins with filter effect retro vintage style

Las finanzas ayudan a mejorar la sostenibilidad del negocio

La financiación de las empresas pivota sobre tres elementos:
1) el importe que necesitamos conseguir
2) el tiempo durante el cual necesitamos disponer de dicho importe
3) el coste que va a representar dicha financiación

1.- El importe
Antes de pedir financiación, es obvio que debes saber cuánto necesitas.
Cuando hacemos un pedido de material de oficina, sabemos si queremos 2 paquetes de folios o 20 paquetes de folios, no tenemos dudas porque primero hemos contrastado las necesidades con los consumos de folios. Es posible que tengamos determinado un nivel mínimo de cualquier material a partir del cual hacemos un pedido de una cantidad fija que ya sabemos que es la que necesitamos para nuestro consumo.
Pero al pedir financiación, como el dinero representa un flujo en constante movimiento, no podemos hacer como con el pedido de material. El pedido de material siempre tiene el mismo motivo: reponer el stock mínimo.
Pero el importe de la financiación depende del motivo para el que necesitamos el dinero.
Algunos de los motivos pueden ser: cubrir la estacionalidad de los cobros de las ventas, expansión del negocio, financiar una inversión, refinanciación de la deuda existente…
Tener claro el importe y la razón por la que se necesita esta cantidad y no otra es la primera razón para posicionarte bien en conseguir la mejor financiación.
2.- El tiempo
Una vez identificado el importe, la segunda cuestión que aparece relevante es durante cuánto tiempo vamos a necesitar esta cantidad de dinero que queremos financiar.
Cuando detectamos una necesidad de tesorería en el momento en el que se produce, y debemos cubrirla con urgencia, corremos el riesgo de no efectuar el análisis adecuado. No disponer información sobre el tiempo en que realmente vamos a ser capaces de devolver esta financiación, nos hace vulnerables y corremos el riesgo de presuponer que cualquier propuesta de financiación puede ser adecuada. Y sólo es la consecuencia de no conocer más opciones.
La regla básica de las finanzas es que la financiación debe acoplarse lo máximo posible al plazo de tiempo en el que la inversión que financia vaya a generar flujos de caja positivos. Es decir, que si vamos a remodelar nuestras instalaciones, no lo financiemos con una póliza de crédito a 6 meses, sino a un plazo más largo que permita generar fondos suficientes.
Conocer con anticipación nuestras necesidades financieras nos permitirá elegir mejor entre las opciones de productos financieros disponible.
3.- El coste
En muchísimos casos, el coste ha sido una variable no cuestionable. Como consecuencia de la falta de crédito, las entidades financieras han puesto precio y las empresas, y especialmente los pequeños negocios, no han tenido capacidad de negociación alguna.
Pero tú decides. Si tienes capacidad de anticipación sobre las 2 primeras cuestiones, el coste también puede ser negociable. El mercado está cambiando rápidamente y los bancos están dejando de tener el monopolio sobre la financiación de las empresas.
Es importante que sepas que tus estados financieros van a tener un papel muy relevante en el coste de tu financiación desde ahora y hacia el futuro. El coste de tu financiación podrá ser menor en la medida en que tus cuentas reflejen unas finanzas saneadas.

En definitiva, sea cual sea la forma en la que te vayas a financiar, sea quien sea quien vaya a dejarte el dinero, debes poder contestar estas tres preguntas.
1) Cuánto necesitas
2) Para qué lo necesitas
3) Cómo lo vas a devolver
Las respuestas a las preguntas son imprescindible por tres razones:
1) Si no sabes cuánto necesitas, el que te vaya a prestar el dinero no está percibiendo que tengas control sobre las finanzas de tu negocio. Más bien le estamos trasladando el mensaje de que no sabemos muy bien lo que tenemos entre manos.
2) El destino del dinero que necesitas debe ser claramente explicada, con total transparencia.
3) Y la más importante, que es demostrar que nuestro negocio tiene la capacidad de generar la tesorería necesaria para devolverlo.

Te hemos contado los tres elementos sobre los que pivota la financiación de las empresas, las tres preguntas que debes hacerte antes de pedir financiación, y las tres razones por las que debes conocer las respuestas.
Espero haberte convencido de que debes saber algo más de finanzas por una única razón, que es mejorar la sostenibilidad de tu negocio en el futuro.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>